Portada » El Blog de Riesgo » Archivos por junio 2015

Mes: junio 2015

ANÁLISIS Y GESTIÓN DEL RIESGO DE CONFLICTO LABORAL

Un enfoque basado en riesgo del conflicto laboral

conflicto laboralEl conflicto laboral se ha considerado tradicionalmente como un elemento de gestión, por su indudable repercusión sobre la empresa, pero no son muchos los casos en los que se le ha dado un enfoque basado en riesgo de forma sistemática y analítica.

En este contexto, definido el riesgo como el efecto de la incertidumbre sobre la consecución de los objetivos, consideraremos en este post cómo trabajar el objetivo “minimización de la conflictividad laboral”.

 Hay que pensar que, el número y tipo de trabajadores/as a contratar o contratados/as, la duración de dicha contratación, la forma y orden de llamada, la jornada laboral estimada y su distribución horaria, así como los eventuales despidos, son PREDICCIONES sujetas a variabilidad y azar.

Es decir, la política de contratación y despido está relacionada con la política de producción, determinando ambas el grado de productividad. (Figura 1)

El conflicto laboral se origina por el desacuerdo entre trabajador y empresa, y sus causas pueden ser debidas a dos factores:

  • Materialización de peligros que voluntariamente asumió la empresa en el momento de la contratación o relación laboral.
  • Materialización de peligros que no se habían podido prever en el momento de la contratación o relación laboral.

Read more

HOY RECOMIENDO… EL PEQUEÑO GRAN LIBRO DEL RIESGO

El pequeño gran libro del riesgo. (Dan Borge. 2004)

imatge

En este libro (El pequeño gran libro del riesgo: Claves para comprender la inversión en bolsa. Dan Borge. Paidos Ibérica, 2004), se presentan las claves del concepto de riesgo de una forma clara y especialmente amena. Aunque el subtítulo rece “claves para comprender la inversión en bolsa”, a mi entender, este libro debería ser lectura obligatoria en todas aquellas disciplinas en las que la toma de decisiones tenga una mínima relevancia.

Destacar una parte del libro que despertó mi interés por la conceptualización del riesgo y su utilidad en la toma de decisiones, la parte en la que genialmente describe el papel de las creencias y las preferencias.

Si alguien quisiera empezar a entender que quiere decir todo esto del riesgo, sin duda, este sería el libro que recomendaría leyese en primer lugar.

Otro tema interesantísimo que trata el libro es el de función de utilidad y como ésta puede ayudarnos a medir o determinar cómo una persona que debe tomar decisiones estará condicionada por sus creencias y preferencias y en que medida.

En resumen, un libro indispensable para todo gerente de riesgos y para todo responsable en el que la toma de decisiones forme parte de sus atribuciones.

 firma

 

RIESGO Y NORMAS INTERNACIONALES

Un concepto de utilidad multisectorial

El pasado 2 de junio tuvo lugar en el Clúster de Aeronáutica de Madrid una jornada sobre riesgo y normas internacionales. Sergio Simón, como responsable del área de riesgos de O’Gayar Co, presentó el concepto de pensamiento basado en riesgo, las implicaciones de tratar la incertidumbre y finalmente, la forma en que el riesgo se puede considerar de forma transversal a cualquier estándar de gestión. Y la conclusión fue que sí, que realmente la incorporación del concepto de riesgo en los sistemas de gestión puede plantear un cambio de paradigma, pero también es cierto que sólo veremos su utilidad si somos capaces de entender el concepto, su análisis y la interpretación de los resultados obtenidos.

JORNADA
Organización: Clúster de Aeronáutica de Madrid. Madrid Network Presentación: Juan José O’Gayar e Ingrid Sánchez. O’Gayar Co Ponente: Sergio Simón

En este sentido, las normas de la serie ISO31000, se presentaron como el marco en le que abordar el concepto de gestión del riesgo de forma transversal a toda una organización.

Y en la interesantísima fase final de debate, las aportaciones de los asistentes fueron numerosas y el concepto de mapa de objetivos integrado en los procesos se reveló como la herramienta definitiva para incorporar y gestionar los riesgos en los términos en que plantean los diferentes estándares.

firma

LA FISIOLOGÍA DE LAS DECISIONES Y EL RIESGO

Cómo la toma de decisiones basadas en el riesgo nos afectan físicamente

dibuixEl riesgo parte de considerar amenazas y oportunidades de carácter físico, financiero y/o emocional.

Cuando asumimos o creemos asumir un riesgo nos preparamos fisiológicamente para ello, y eso, provoca una serie de reacciones de retroalimentación que modifican en el tiempo la percepción y valoración del riesgo considerado.

En primer lugar, ante la asunción de un riesgo, el cuerpo demandará combustible en forma de glucosa y oxígeno para quemarlo y, en segundo lugar, exige una vía de escape del dióxido de carbono generado en la combustión en forma de unos bronquios y garganta bien preparados.

Así, empieza a movilizar recursos del hígado y músculos, acelera la respiración para conseguir más oxígeno, ordena a los riñones que reabsorban agua, a la vejiga que libere contenido y aumenta el ritmo cardíaco para garantizar una mayor y más rápida llegada del oxígeno allí donde sea necesario.

Las células inmunológicas toman posiciones preferentemente en la piel para prepararse ante eventuales heridas. El sistema nervioso empieza a controlar la distribución de la sangre por todo el cuerpo, así, reduce la que va al sistema digestivo y a los órganos reproductivos y por otro lado, aumenta la que va a los principales grupos musculares, pulmones, cerebro y corazón.

sistema

Ante la posibilidad de salir beneficiado o perjudicado, se liberan al torrente sanguíneo las hormonas esteroides, que a su vez, modificarán el cuerpo y el cerebro en todos los sentidos: metabolismo, masa muscular, humor, rendimiento cognitivo e incluso recuerdos evocados.

Así, ante una toma de decisiones que nos represente una eventual pérdida o ganancia, nuestro cuerpo y cerebro se retroalimentarán para actuar en consecuencia.

Cortisol. Hormona del estrés

Muchas veces, en teoría de la decisión, se tiende a pensar que las decisiones son puntuales e irreversibles cuando, en realidad, la mayoría de decisiones empresariales pasan por procesos de análisis que derivan en cambios ante las diferentes alternativas. Es decir, ante una decisión que pueda generar la expectativa de una pérdida, el cuerpo se prepara para ello y una de las cosas que suceden es que cognitivamente cambiamos y nos volvemos más cautos, o dicho de otra forma, con mayor aversión al riesgo. Pero paradójicamente, ese volverse más cauto se acentúa una vez la decisión ha sido tomada y, en consecuencia, es más factible la vuelta atrás en una decisión que inicialmente había sido valorada de forma racional.

Esta última es una interpretación muy personal, pero lo que si está claro es que las decisiones generan y materializan expectativas y conocer como funcionamos por dentro a la hora de evaluar expectativas puede ayudarnos a entender un poco más las partes de “creencias” y “preferencias” cuando estas son subjetivas.

firma

DECISIONES, JUEGOS, RIESGO Y UTILIDAD

¿Cómo los individuos toman las decisiones?

¿Cómo tomamos decisiones?
¿Cómo tomamos decisiones?

Estos cuatro conceptos son habitualmente relacionados en ambientes académicos de economía y empresa. Des de que a mediados del s. XVII Bernoulli publicó el llamado “juego de la paradoja de San Petersburgo”, principalmente economistas, sociólogos y psicólogos se han preocupado por la forma en la que los individuos toman las decisiones partiendo de la base de que, en general, no se toman en función del valor esperado, sino según la utilidad que se percibe de cada una de las alternativas.

La paradoja de San Petersburgo consiste en lo siguiente:

Decidir cuánto apostaría por jugar una sola vez al juego, lanzar al aire una moneda repetidamente hasta que salga cara, de forma que los premios quedan fijados como sigue: “si sale cara a la primera el jugador percibe 1 €, sino, tirará de nuevo la moneda”. “Si sale cara a la segunda, el jugador recibirá 2 €, sino, volverá a lanzar la moneda”, y así sucesivamente hasta que salga cara.

Si de esta forma no sale cara hasta la décima tirada, el jugador percibiría 210 euros, es decir, 1024 €.

Read more